Empeñarse en estudiar

Empeñarse en estudiar es comer en casa algo rápido para tener el estómago un poco lleno antes de quedar para comer fuera.

Empeñarse en estudiar es decir que la comida rápida te sienta mal.

Empeñarse en estudiar es pasar tardes enteras leyéndote el reglamento de la universidad.

Empeñarse en estudiar es hacer la compra en más de un día porque tienes que comparar supermercados.

Empeñarse en estudiar es darte cuenta de que ese trabajo de mierda es tu salvación.

Empeñarse en estudiar es que tus compañeros te tengan envidia porque te han dado una beca.

Empeñarse en estudiar es que tu comida viaje más de cien kilómetros y rezar para que no se haya descongelado.

Empeñarse en estudiar es que tus compañeros se rían porque eres extremadamente organizado.

Empeñarse en estudiar es una lista de fotos con pilas de libros en redes sociales. Para vender.

Empeñarse en estudiar es no recordar cuándo fue la última vez que te compraste ropa.

Empeñarse en estudiar es llevar ropa que te hace muchísimo más mayor y te tenga que dar igual.

Empeñarse en estudiar es evitar acompañar a tus amigos cuando van a mirar tiendas.

Empeñarse en estudiar es decirle a un profesor que no puedes ir a sus clases porque tienes que aceptar ese trabajo de mierda y que le de exactamente igual.

Empeñarse en estudiar es redactar apuntes muy buenos pensando en venderlos, no en lo bien que vas a estudiar.

Empeñarse en estudiar es tener un solo horario de autobús que te lleva de tu pueblo a la ciudad sin depender de otros.

Empeñarse en estudiar es hacer malabares para conseguir la matrícula de honor y no tener que pagar tasas el año próximo.

Empeñarse en estudiar es que tus amigos no te inviten a pasar unos días en sus casas para disfrutar de las fiestas de sus ciudades porque saben, sabéis, que no puedes ofrecer lo mismo.

Empeñarse en estudiar es no poder coger ese vuelo baratísimo para hacer un viaje con tus amigos.

Empeñarse en estudiar es que un ahorro de 5 € te parezca lo mejor de ese mes.

Empeñarse en estudiar es evitar esa visita al oculista.

Empeñarse en estudiar es vivir en ese piso en el que sabes que es peligroso andar por la calle después de que oscurezca.

Empeñarse en estudiar es decir “mejor me voy andando” y no precisamente porque te apetezca pasear.

Empeñarse en estudiar es aguantar el frío todo lo posible antes de poner el radiador.

Empeñarse en estudiar es preocuparte cuando tus compañeros ponen el radiador.

Empeñarse en estudiar es tener agujeros en los zapatos y saber que te tienen que durar tres meses más, cuando empieza el buen tiempo.

Empeñarse en estudiar es que ponerte a estudiar te parezca lo más fácil del mundo.

Empeñarse en estudiar es que tus amigos no se crean que seas pobre porque no estás viviendo debajo de un puente.

Empeñarse en estudiar es aprender a usar las palabras exactas.

 

Anuncios